UNIMINUTO promueve en la agroecología la sana alimentación al alcance de todos

En UNIMINUTO, su programa de Ingeniería Agroecológica procura un cambio en la cultura alimenticia hacia lo verdaderamente saludable, promoviendo los Mercados Agroecológicos.

Esta apuesta de la institución pretende volver a los orígenes de cultivar diferentes productos del agro de manera natural, sin presencia de agentes externos para garantizar al consumidor final una alimentación con los nutrientes que surgen de la tierra, de manera sana y segura.  De esta manera la agroecología contribuye con el medio ambiente al minimizar fenómenos como el cambio climático y el calentamiento global, pero también con la sociedad, al apoyar a productores  familiares de pequeña y mediana escala.

Esta iniciativa que surgió como una estrategia pedagógica de la profesora Adriana Chaparro, líder del proyecto, quien  durante casi siete años ha impulsado la Feria Agroecológica UNIMINUTO conectando estudiantes, productores y consumidores. Actualmente el proyecto mantiene su esencia, para ser un propósito social de intervención cultural que trabaja por la premisa alimentos – salud – vida.

La agroecología promueve la recuperación de la sabiduría ancestral indígena y campesina, junto con el desarrollo de nuevas tecnologías, aplicadas no solo a la producción agraria, sino a la distribución y al consumo de alimentos y otros productos de la canasta familiar, promoviendo la sostenibilidad. El papel de los estudiantes y docentes del programa consiste en hacer acompañamiento técnico al productor de pequeña y mediana escala en Cundinamarca, para lograr alimentos nutritivos, inocuos, culturalmente apropiados y ambientalmente amigables. Estos productos se comercializan en la Feria Agroecológica UNIMINUTO, en la Red de Mercados Agroecológicos de Bogotá-Región y en Mercados Solidarios Minuto de Dios, mercados coordinados o apoyados por UNIMINUTO. Los productos ofertados incluyen alimentos frescos, procesados, productos de aseo personal, cosméticos, ornamentales, artesanías, medicinales tradicionales, entre otros, que se transan promoviendo el comercio justo y el consumo responsable.

Este ejercicio genera ventajas para los involucrados, el productor porque minimiza impactos negativos al medio ambiente con la no intervención de agentes externos que además le genera mayor utilidad, los estudiantes porque cumplen su misión de formación con proyección y compromiso social, y el consumidor con la seguridad de alimentarse con productos saludables.

El proyecto Mercados Agroecológicos se hizo merecedor del segundo puesto como Mejor Práctica Ambiental, en la categoría Agentes del Bosque, en los premios BIBO, otorgados por el Diario El Espectador.

Con el propósito de mantener un cambio cultural hacia una producción y consumo sostenibles, el director de este programa de Ingeniería Agroecológica, Carlos Alberto Gaitan, afirma que siguen trabajando hacia este objetivo, “insistir, persistir y nunca desistir” dice.

Recent Posts